¿Qué es lo primero que tenemos que cambiar para luchar contra el cambio climático?

¿Qué es lo primero que tenemos que cambiar para luchar contra el cambio climático?

Ha llegado la hora. Es el momento de mirarse en un espejo y preguntarnos si estamos haciendo lo suficiente para luchar contra el cambio climático.

Cada persona, solo hablando de España, con sus acciones y actividades diarias genera una huella de carbono en el medioambiente de hasta 12 toneladas de CO2 al año; esto es la cantidad de emisiones de gases de efecto invernadero que cada uno, de manera individual, genera con sus acciones cotidianas. Dicho de otro modo, es una representación del impacto que dejamos en el planeta.

¿Qué podemos hacer o cambiar entonces para poder luchar de manera efectiva contra el cambio climático

Para ser honestos, mucha gente piensa que las llamadas a la acción de manera individualizada, probablemente, no tengan mucho éxito. Es un pensamiento pesimista que, en realidad, se aleja de la verdad.

El ser humano es, por definición, un ser social. Buscamos una respuesta positiva a través de la sociedad para saber cómo hemos de comportarnos ante un caso concreto. Quizás, lo que está pasando, en lo que al cambio climático se refiere, es que no estamos recibiendo la información correcta o completa y por ende, nuestra reacción no está a la altura del problema.

Piénsalo. Si conseguimos que ciertas personas, físicas o jurídicas, comiencen a tomar decisiones, se creará una cadena y la sociedad la seguirá. Lo primero que hay que cambiar, por lo tanto, en la lucha contra el cambio climático, nuestra mentalidad. Debemos demandar un cambio en el modo de proceder de personas e instituciones de gran influencia, porque ello provocará un efecto cascada.

¿Cómo podemos conseguirlo?

La respuesta es simple, predicando con el ejemplo, actuando como consumidores responsables que obliguen a las empresas a que sus servicios y productos sean sostenibles para el planeta.

La compensación de nuestra huella de carbono
Si nos piden que hagamos una lista de cosas importantes que se tienen que hacer para luchar contra el cambio climático, probablemente todos sabríamos señalar algunos puntos de importancia. El impulso de las energías renovables, fomentar el reciclaje, aumentar el transporte ecológico, uso del agua de manera sostenible y regulada; eficiencia energética o lucha contra el plástico y rechazo a los envases de usar y tirar son solo algunos de los aspectos que a todos podrían venirnos a la cabeza.

Pero ninguno de estos es el primer cambio que hemos de afrontar para una lucha efectiva contra el cambio climático. Como decíamos, lo primero que hay que cambiar es la mentalidad humana. Y, en este sentido, y yendo a lo concreto y tangible, podemos empezar por la mentalidad de nuestros gobiernos y empresas más relevantes.

Más allá de las exigencias que parecen obvias, como cumplir con el Acuerdo de París y el Protocolo de Kyoto, es conveniente impulsar flotas municipales e iniciativas eléctricas sostenibles desde lo más alto de la jerarquía socioeconómica.

Porque como decía recientemente en una entrevista la joven Greta Thunberg, ellos, nuestros gobiernos, personalidades y empresas más relevantes tienen una capacidad de influencia que no tenemos nosotros, la gente de a pie; pueden llegar a más gente y crear ese efecto en cadena en la sociedad que es tan necesario.

Si conseguimos esto, lo que cada uno haga, por pequeño que parezca, contribuirá a crear un ambiente político propicio para que las administraciones comiencen a tomar medidas, algo que generará un efecto llamada en la sociedad. Al final, el gran problema es que mucha gente cree que con su pequeña acción nada cambiará, y que en realidad son «otros» los que deben llevar a cabo las medidas necesarias. Esto, como hemos visto, no es verdad.

Todos los estudios realizados afirman que 2030 es la fecha límite para el cambio. O la humanidad hace algo para cambiar, o el desastre será de grandes proporciones para todos nosotros. Es el momento de llevar a cabo la compensación de tu huella de carbono y la acción climática desde la base de la pirámide para convertir este triángulo en un círculo.

Leave a Reply

Your email address will not be published.