¿Por qué la Tierra no absorbe nuestras emisiones de carbono?

¿Por qué la Tierra no absorbe nuestras emisiones de carbono?

Como todo sabemos, el clima de la tierra, es un producto de la interacción entre: luz solar, atmósfera y océanos. Y es que a estas alturas, las causas y consecuencias del cambio climático han pasado a formar parte de nuestra cotidianidad…y la defensa y protección del medio ambiente debe ser responsabilidad de todos. 

Así, el sol proporciona energía en forma de radiación solar, y parte de esta radiación, se refleja de vuelta al espacio. El resto, lo absorben las nubes, los gases atmosféricos (incluido el dióxido de carbono) y la superficie de la tierra.

Durante miles años, las concentraciones de dióxido de carbono han sufrido pocos cambios. Sin embargo, en lo últimos cien años…la cantidad de este gas en la atmósfera ha aumentado de manera notable, acelerando procesos como el deshielo, algo realmente preocupante para todos los habitantes del planeta. 

Los científicos de todo el mundo, están realmente preocupados por los recientes incrementos, y es que parecía que la cantidad de dióxido de carbono se había asentado en los últimos años (según los datos que los países compilan sobre sus propias emisiones), pero nada más lejos de la realidad…

Especialistas e investigadores de los efectos del cambio climático, han concluido tras décadas de mediciones, que menos de la mitad del gas que se producía por el ser humano al quemar petróleo, gas natural o carbón, se quedaba en la atmósfera y calentaba la tierra. El resto, era aspirado por el océano y la superficie terrestre, en cantidades similares. 

Y es que estas esponjas naturales están, indudablemente, asistiendo a la humanidad en este difícil cometido, absorbiendo muchos de estos desechos gaseosos…pero ¿durante cuando tiempo más podrían mantener su labor?¿serán capaces de sostener ese ritmo?

La tierra absorbe nuestras emisiones de carbono, pero cada día a menor velocidad…

No cabe duda, la tierra sigue absorbiendo la estela que emite la huella humana. Sin embargo, esta asimilación resulta cada vez más lenta y tediosa, debido a situaciones como la deforestación o la contaminación de los océanos. Y es que las emisiones actuales superan por mucho la capacidad de la tierra de incorporar esta cantidad de CO2 al ciclo, haciendo que el proceso se ralentice y acumulando gases en la atmósfera. 

 ¿Qué originó estos cambios tan drásticos? ¿Por qué se ha agravado el problema?

Científicos de todo el mundo, aseguran que el patrón climático presentado por el fenómeno del Niño (que produjo el calentamiento del Pacífico oriental ecuatorial y seco grandes zonas de los trópicos) agravó en 2015 y 2016 esta situación, causando un rápido aumento del dióxido de carbono hacia la atmósfera. 

Sin embargo, esto es solo un condicionante más, pero la complejidad del asunto lleva a los expertos a la conclusión de que sería más que necesario invertir en un sistema de monitoreo adecuado para darle seguimiento a los profundos cambios que los humanos están produciendo en el planeta.

“Y es que se calcula que la actividad humana está bombeando casi 40.000 millones de toneladas de dióxido de carbono al aire cada año”, una cantidad realmente abrumadora e impactante. “La concentración atmosférica del gas se ha elevado en un 43 por ciento desde la Revolución Industrial”, calentando la tierra en 1,14 grados Celsius aprox, una cifra llamativa teniendo en cuenta la superficie de todo el planeta. 

Pero volvamos a la más rigurosa actualidad para entender los recientes aumentos en el dióxido de carbono, generados por la actividad humana a nivel mundial. China sería otro motivo de peso, el mayor contaminador desde hace más de una década. EE.UU, Europa…aquí nadie se salva. Y es que el problema es realmente grave y debe ser atajado a través de una conciencia mundial. Porque sí las emisiones no cambian durante las próximas dos décadas, el destino del planeta será terrible e irrevocable. 

Leave a Reply

Your email address will not be published.