¿Son las emisiones de carbono un lastre para la economía?

¿Son las emisiones de carbono un lastre para la economía?

¿Sabías que no todos los que se oponen a las evidencias del cambio climático lo hacen desde una postura negacionista? Hay personas que niegan la posibilidad de reducir las emisiones de carbono por una sencilla razón: la economía.

Desde el siglo XX, la economía mundial se ha basado en la combustión de energías fósiles. A gran escala, primero fue el carbón, y luego el petróleo: ambos la sangre que ha hecho funcionar fábricas y grandes y pequeños medios de transporte.

Como es natural, aunque muy perjudicial para el medioambiente, dicha combustión genera grandes masas de CO2, uno de los principales Gases de Efecto Invernadero (GEI).

Y luego está la cuestión alimenticia: una demanda de carne, cada vez más elevada, que se complementa con imparable crecimiento de la población mundial. Carne procedente de animales bovinos y ovinos: generadores de grandes, enormes cantidades de otro GEI: el metano.

¿Es posible, pues, que la reducción de las emisiones de carbono vaya pareja al crecimiento de la economía?

Un poco de perspectiva

A la vista de la premisa planteada, uno podría suponer que, con una economía basada en combustibles fósiles, cualquier limitación en el uso de los mismos, con la consiguiente reducción de emisiones, constituiría un lastre para el crecimiento económico. Pero ¿es esta una verdad universal?

No necesariamente. Allá por el año 2014, una serie de estudios revelaron que el producto interior bruto (PIB) del mundo había crecido parejo a una estabilización de las emisiones de carbono.

Esta tendencia se mantuvo por un año, en 2015, cuando se alzaron varias voces optimistas que creían el tema resuelto. Y era cierto que una veintena de países habían logrado, hasta cierto punto, independizarse de los combustibles fósiles.

¿Fin de la historia? Nada más lejos, pues las emisiones de carbono a nivel global habían aumentado.

La necesidad de un esfuerzo global

Con los esperanzadores resultados de 2014, llegaría después otro dato que sería como un jarro de agua fría. Los niveles de emisiones habían aumentado… a nivel global. Y no hablamos de un ligero ascenso: 10.000 millones de toneladas.

¿El motivo? Solo una escasa veintena de países había logrado reducir en gran medida sus emisiones de carbono; 21 países para ser más exactos, de los más de 170 que existen.

El resto de países, esos 170, continúan desarrollándose a merced de un crecimiento tradicional, contaminante, vinculado a la combustión de energías fósiles y, por ende, a las crecientes emisiones de carbono. Países pequeños, como Uzbekistán, y otros tan grandes y cruciales como algunos de los poderosos y emergentes BRICS: Brasil, India o China.

Así pues, ¿existen alternativas?

Economía Circular

La llamada economía circular está íntimamente relacionada con un concepto vital para un desarrollo saludable, respetuoso y justo: la sostenibilidad.

Se trata, pues, de una más que excelente estrategia para reducir las emisiones de carbono; que no es si no uno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) que ha establecido la Agenda 2030.

Una economía más sostenible en el uso de sus recursos, aunada con la reducción de las emisiones de carbono, ayudaría entre otros a:

  • Combatir el cambio climático y mitigar sus virulentos efectos
  • Descubrir y generar novedosas oportunidades de negocio que apoyen la competitividad, la innovación y el crecimiento
  •  Asegurar el acceso para toda la población a recursos imprescindibles

Una (esperanzadora) conclusión

Modelos de economías verdes y circulares contribuirían a una mejora de la economía, con la consiguiente reducción de las emisiones de carbono.

Dichos modelos también nos volverían menos dependientes de un consumo desmesurado de los recursos, parejo a nuestro crecimiento en números de población.

Y es que muchos sitúan los sistemas medioambiental y económico al mismo nivel; cuando el segundo debería ser dependiente del primero, pues depende, por completo, en el uso de unos recursos finitos.¿Te sumas a la causa contra las emisiones de carbono y a favor del medioambiente y los ecosistemas?

Leave a Reply

Your email address will not be published.