7 formas de reducir la huella de carbono

7 formas de reducir la huella de carbono

¿Sabías que reducir la huella de carbono está en tu mano? Ya no es tarea únicamente de los gobiernos y las grandes compañías, aún siendo las que más contaminan.

Cada pequeño gesto cuenta y, lo que es más importante: ilustra con el ejemplo; crea una cadena de concienciación que nos convierte a todos, voluntaria y entusiastamente, en actores del cambio real, de un futuro más justo, social y sostenible para los ecosistemas y todos los seres vivos; sin olvidarnos, por supuesto, de las personas.

Y decimos futuro “justo y social” porque no solo el medioambiente saldría ganando; también las personas, dado que las grandes desigualdades se acentúan durante las catástrofes naturales, cada vez más frecuentes a causa del cambio climático.

Veas pues algunas maneras muy sencillas de reducir la huella de carbono que puedes llevar a cabo en tu día a día.

1. Desenchufa tus dispositivos

¿Sabías que tus dispositivos siguen gastando energía cuando están enchufados a la corriente, aun estando apagados? Lo creas o no, en algunos países esto llega a suponer un coste en energía de miles de millones.

Aparatos como móviles, ordenadores portátiles o tabletas siguen consumiendo energía a pesar de haber realizado ya una carga completa. ¡Así que no te olvides de desenchufarlos, porque de esta manera ayudarás a reducir la huella de carbono!

2. Seca tus prendas en el tendedero

Las secadoras se encuentran entre los electrodomésticos que más energía consumen actualmente. Se calcula que cada uso de una secadora equivale a encender más de 200 bombillas durante una hora.

Por supuesto, en determinados momentos del año no hay tanto sol—sí, incluso en países como España; pero eso no es excusa para usar un tendedero portátil como los que se emplean en el interior de las casas.

3. No compres ropa fast fashion

¿Has oído hablar del término fast fashion, cada vez más en boga en el mundo de la moda? De manera resumida, tiene que ver con el fenómeno de lanzar un ciclo interminable de nuevas modas y tendencias a precios muy bajos.

Cuando compras algo muy barato, no le das ninguna importancia, tanto si pasa de moda, como si decides desprenderte de ella por cualquier motivo: ya no está de moda, se ha desgastado en un tiempo realmente corto de tiempo o, sencillamente, te has quedado sin espacio en el armario.

Este tipo de ropa suele emplear una variante de algodón modificado genéticamente que requiere el uso de pesticidas tremendamente contaminantes.

4. Conduce menos

Un clásico, conocido por todos, que aun así cuesta que cale en el pensamiento de la sociedad occidental. Reduce el tiempo que pasas al volante, empleando el transporte público o, incluso mejor: haciendo uso de bicicletas normales o eléctricas.

También puedes caminar, lo cual, además de reducir la huella de carbono, es excelente para la salud. No por nada, las grandes ciudades se están cerrando a los vehículos, creando zonas peatones para disfrute y conveniencia de sus ciudadanos y visitantes.

5. Controla el consumo de productos de origen animal

Por descontado, el consume de carne es esencial por los aminoácidos que esta contiene, esenciales para el desarrollo y bienestar de nuestro organismo. No obstante, ¿te acuerdas de la pirámide de los alimentos? Los alimentos de origen animal como la carne, el pescado, el queso o los huevos son imprescindibles… en su justa medida; no tienen porque tener cabida en todas y cada una de las comidas, los cinco días de la semana.

Comiendo menos de estos alimentos, ayudarás a reducir las emisiones de metano que generan estos animales—un gas de efecto invernadero que contribuye en gran medida al cambio climático y que, se estima, es un sector que contamina más que todos los coches del mundo.

6. Controla el uso de la calefacción

Cuando el frío aprieta, sea la estación que sea es mejor mantener la temperatura de la calefacción constante, pero más baja; en vez de conectarla a gran potencia, para que se caliente la casa, y luego desconectarla hasta que vuelva a enfriarse.

Combinado esto con el uso de prendas abrigadas y confortables—estar en camiseta en invierno, aunque sea en tu propia casa, no es natural—, ayudarás en gran medida a reducir la huella de carbono que genera tu hogar.

7. Contribuye en proyectos sostenibles

Las tarjetas de contribución en proyectos sostenibles de Save The Planet Now son una excelente forma de luchar contra el cambio climático de una manera sencilla, rápida y económica.

Tú tienes el control: adquiere tu tarjeta, descarga la app e introduce el código para elegir el proyecto con el que quieres colaborar. ¡Por solo 5 euros! Sin cuotas mensuales, cuando tú quieras y cambiando de proyecto las veces que quieras.

Como puedes ver, existen muchas y variadas de maneras de ayudar al planeta, a todos los seres vivos y, especialmente, a las personas, a la fauna y a la flora más vulnerable. ¡Súmate al cambio real!

Leave a Reply

Your email address will not be published.